Instalación de agua

Instalacion-Agua-Casa1

En las últimas décadas, el cobre ha sido el gran protagonista en las instalaciones, ya no solo para la red de agua potable, tanto fría como caliente, sino también para la calefacción. Por su parte, el plástico, especialmente PVC y otros derivados del petróleo, ha sido el material más empleado en desagües y bajantes, pero con el paso del tiempo, está ganando todo el protagonismo. Es cierto que tanto cobre como plástico presentan ventajas similares como su carácter ligero y su buena resistencia al paso del tiempo. Sin embargo, todo parece indicar que los metales van a desaparecer por completo en las viviendas de nuevo cuño que se levanten en nuestra ciudad, especialmente porque los plásticos y derivados del petróleo son más económicos.

“Aunque hace más de veinte años que se utilizan habitualmente materiales plásticos en los edificios, en los últimos 10 años se ha generalizado su uso, sobre todo en los últimos tiempos, gracias a su aplicación también en las conducciones de agua fría y caliente sanitaria, calefacción y climatización”.

En la actualidad, las tuberías de PVC, tanto rígidas como flexibles, así como las de polipropileno, polibutileno y polietileno son las más utilizadas en los servicios de agua corriente, desagües, sistemas de calefacción y de aire acondicionado. De hecho, estas tres últimas son las que aseguran conducciones más estables, duraderas y silenciosas.

tuberia polietileno

Tubería de polietileno

 

¿Y cómo se hacía antes?

En los años 70′, todas las tuberías que instalábamos en las viviendas de Yecla eran de plomo. Era un material caro, pues había que soldar todo con estaño. Hoy en día, la gente joven que empieza no habrá soldado plomo ni probablemente lo hará nunca. El problema es que el agua caliente deshacía esas soldaduras, por lo que dejó de trabajarse. Llegó entonces el hierro galvanizado, un material bueno siempre y cuando no se pusiese por debajo del suelo, pues se oxida con la humedad. Esas tuberías funcionaban muy bien, sobre todo cuando empezaron a protegerse y a aislarse, pero costaba mucho trabajarlas, tanto cortarlas, como hacerles la rosca y empalmarlas. Aun así, hoy en día, se siguen usando para algunas instalaciones concretas.

cortando hierro ok

 

Apuesta por el cobre

Con la llegada del cobre y después del PVC el trabajo se simplificó mucho. Aunque el cobre sigue siendo un material caro, la mano de obra se abarata por la velocidad del trabajo. Aun así, el plástico es mucho más rápido, pues las piezas entran a presión. Este abaratamiento en los costes lleva a que estos derivados del petróleo sean los materiales que se usen en las grandes obras, pues reducen el precio final, pero también la calidad.

“De todas formas, considero que la instalación de cobre es mucho mejor para la conducción del agua. Es un material más estético y, por el momento, más fuerte que el PVC. Además, las instalaciones van completamente forradas, por lo que la humedad y la propia obra no les afecta”.

tuberias-de-cobre